Sufragistas

Sufragistas

Sufragistas es una película inglesa del año 2015 que cuenta la historia de la radicalización del movimiento sufragista en los años previos a la Primera Guerra Mundial. La protagonista es Maud Watts, personaje imaginario que representa a una obrera de una lavandería y que simboliza a todas las obreras que lucharon en Inglaterra por el voto femenino. Entre los personajes reales que aparecen retratados en la película dirigida por Sarah Gavron destacan Emmeline Pankhurst, a la que da vida Meryl Streep, y Emily Wilding Davison, cuya supuesta inmolación en el Derby del 4 de junio de 1913 tuvo consecuencias impensables.

2163792086_5579a870c9_o
Créditos de la foto: The Library of Congress via Visual Hunt / Sin restricciones conocidas

Revisitar el sufragismo en el siglo XXI

La película es un recurso excepcional para la enseñanza de la historia feminista porque ilustra muy bien algunos hechos significativos, como la tradicional opresión de las mujeres, particularmente sintomática en el contexto de las ciudades industrializadas, abocadas a la desgracia y a una vida sin esperanza, con nulos derechos y oportunidades. También contribuye a desmentir esa imagen blanda y pavisosa que ha impregnado injustamente al movimiento sufragista: las mujeres que lucharon por el derecho al voto lo hicieron con uñas y dientes y sufrieron las consecuencias de sus acciones en sus carnes, con la cárcel y la tortura.

La cinta por lo demás plantea una reflexión sobre las formas de la lucha revolucionaria: desde la desobediencia civil y la movilización pacífica hasta el terrorismo armado. También nos recuerda que no se consigue nada sin arriesgar, que las revoluciones echan raíces sobre el dolor y la pérdida. El compromiso político de la protagonista le lleva a perder lo poco que tiene: el trabajo, la casa, el marido y, lo más doloroso de todo, el hijo. Pero entonces, cuando ya no tiene nada que perder, es también cuando se vuelve más peligrosa.

En busca del final feliz

Aunque no tiene grandes pretensiones artísticas, la película es entretenida, está llena de caras conocidas que realizan un trabajo impecable, y ofrece un cuadro muy interesante de aquellas pioneras que sentaron las bases de la revolución sexual al pelear por los derechos de las mujeres. Su lucha se vio recompensada cuando en 1918 el voto de las mujeres mayores de treinta años se aprobó en Inglaterra y diez años más tarde, en 1928, el sufragio femenino se igualó al masculino.

Créditos de la foto principal Leo Reynolds via Visual Hunt / CC BY-NC-SA

Show Comments Hide Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *